lunes, 27 de febrero de 2017

De rostreos y mejicaneadas (Lunfardeando I)

"In Memoriam" del Flaco Escopeta (*)    

Rostrear: dícese de la acción del jefe de una banda de ladrones,que al momento del reparto del botín,     oculta una parte de este en su beneficio propio, disminuyendo así lo que le toca a cada uno de            sus cómplices.

Mejicaneada: Acción violenta realizada por una banda de ladrones para apoderarse del botín de otra banda que ha culminado exitosamente un ilícito.

Los Gabinetes de Ministros en los gobiernos de frentes electorales, son fruto de una meditada y cuidadosa orfebrería, donde cada una de las fuerzas concurrentes debe estar considerada de acuerdo a su volumen y peso específico, "en su medida y armoniosamente" para que mantengan un rumbo y un equilibrio que no altere el rumbo general de las promesas pre-electorales hechas a la ciudadanía que les confió su voto. Los tan denostados y vituperados "políticos" son verdaderos expertos en el manejo de estas cuestiones, ya que han dedicado su vida a este "metier" fogueandose durante largos años en el contacto con sus potenciales votantes, y en la resolución de conflictos y necesidades, desde barriales, vecinales, distritales, y provinciales, hasta que despues de haber atravesado todos estos puntos o pasos de su carrera, llegan. Con sus errores y con sus defectos, pero también con su aciertos y virtudes templadas a lo largo de su trayectoria.

Sus colaboradores, desde Ministros para abajo hasta el ultimo cargo político de la administración pública son similares en su visión de la problemática gubernamental, por lo que los inevitables conflictos que en todo grupo se plantean dentro de un escenario, se manejan con los mismos códigos y una especie de ética común.

Como en todo grupo humano, también hay corruptos, en mayor o menor grado, o cantidad.

Pero cuando se presentan casos como el actual Gobierno, donde la "política" está ausente como principio filosófico, y el común denominador es la "administracion y gestión" por parte de funcionarios de otro tipo de extracción, la cosa se puede llegar a complicar.

La formación de un gabinete de funcionarios con trayectoria y formación puramente empresarial, que llegan al cargo "prestados" por sus empresas (a las que terminada su gestion pública volverán), en un acuerdo "no político" sino de concretos intereses económicos de las empresas que los comisionaron, comienza a complicar la marcha. Porque en esa puja de intereses está dado el caldo de cultivo de sordas pujas, y termina apareciendo el "rostreo". Ministros y funcionarios que responden a los intereses de sus patronales (recordemos que un CEO no es el dueño de la empresa donde presta sus servicios, sino un empleado muy calificado y muy bien pagado, pero empleado) reciben las brutales presiones de sus mandantes. Y si a la empresa X (que es la empresa de la familia del Presidente) se la beneficia descaradamente en perjuicio de otras empresas (recuerde la definición de "rostreo" que está al principio) se empieza a tensar el ambiente. Que por definición y filosofía no tiene solución política, sino económica, lo que genera nuevos conflictos....

Dicen las malas lenguas que hace pocos dias en una reunion del gabinete, hubo palabras fuertes y agrias acusaciones al Presidente de la Nación por el asuntito del Correo y Avianca-Mac-Air....

¡Guarda que se puede venir una "mejicaneada"!

Antonio (el Mayolero)


(*) El Flaco Escopeta, en la vida real Hector Ignacio Polich, fallecido en 2014 que fuera miembro de número de la Academia Argentina del Lunfardo, y su representante en Mar del Plata, con quien compartimos muchas horas de radio y tango.

jueves, 23 de febrero de 2017

Cambiemos al gobierno, el esnobismo al poder.....

Esnob1 es un latinismo derivado de la palabra «snob», contractura de la expresión latina «sine nobilitate» que significaba «sin nobleza», con el cual se denomina a una persona que imita con afectación las maneras, opiniones, etc. de aquellos a quienes considera distinguidos o de clase social alta para aparentar ser igual que ellos. Su plural es «esnobs».
Deseosos de pertenecer a la élite, los esnobs tienden a reproducir el comportamiento de una clase social o intelectual a la que consideran superior. Muchas veces imitan las características de esta clase, ya sea en el lenguaje, los gustos, las modas y estilos de vida. Al mismo tiempo tratan con desprecio a los que consideran inferiores. Esta forma de mimetismo social, definida por primera vez por William Makepeace Thackeray, fue analizada por sociólogos como Thorstein Veblen o Norbert Elias. 


Tambien le solemos llamar medio pelo, aunque creo que son distintas categorías, ya que el llamado por Jauretche "Medio Pelo", vendría a ser una especie de esnobismo de cabotaje; del "quiero y no puedo" que se alimenta de la revista "Caras" leída en la peluquería, mira TN, escucha Radio Mitre y se deja llevar mansamente por la Mocheta Comunicacional (ver acá)

Pero están los otros, los verdaderos esnobs que han llegado a cumbres mas altas. No son muchos, pero se caracterizan por algunos aspectos comunes. Hijos o nietos de inmigrantes que "vinieron a hacer la América", e hicieron fortuna normalmente por medios no demasiado claros (recordar las palabras del ínclito pensador y filósofo contemporáneo Luis Barrionuevo) se acercan, dinero mediante, a la rancia oligarquía tradicional, que si bien tiene los mismos orígenes e hizo fortuna de la misma forma, ya ha consolidado esa posición, y los mira con desprecio. Cuando estos esnobs llegan a una posición de poder, proceden como verdaderos mediopelo, tratando de "comprar" un reconocimiento a traves de concederle a esa clase alta prebendas de todo tipo. Por supuesto que la oligarquía las recibe gustosa, pero no abre la puerta...
El hijo del Gringuito albañil, que hizo fortuna no se sabe (o si se sabe) muy bien, anduvo "matrimoniandose" con algunas chicas de la oligarquia en serio, que lo terminaron pateando, finalmente se enchamigó con la hija del turquito tendero, que tambien habia echado buena, y formaron la pareja ideal. Ambos con una prosapia familiar similar, y las mismas ambiciones se pusieron al servicio de los poderes fácticos, a los que les vienen como caídos del cielo. 
Ahora culminaron (o casi; les falta la Reina de Inglaterra) su carrera ascendente. Visitaron ¡por fin! al Rey de España (cuya conyuge comparte esnobismo con nuestra primera dama). El lenguaje corporal del Presidente de los Argentinos y su esposa para la ocasión es suficientemente revelador de su afán de "ser aceptados" personalmente, por encima de las obligaciones que competen al Presidente de un país soberano.
Cosas que pasan cuando el esnobismo llega al poder....







Antonio (el Mayolero)




sábado, 11 de febrero de 2017

Tiempos de forja.

"Todo taller de forja, parece un mundo que se derrumba" (Hipólito Yrigoyen)

Aludía así al aparente caos que en la sociedad se producía cuando se estaban gestando movimientos que terminarían produciendo cambios fundamentales.

Aquel "regimen falaz y descreído" al decir de don Leandro N. Alem en su discurso del 13 de abril de 1890 en la génesis de la Union Civica, fue agonizando en el charco de sus propios latrocinios, hasta finalmente, acorralado por las propias circunstancias, hubo de negociar su retirada, y aceptar (Ley Saenz Peña mediante, en 1912) el voto secreto, universal (hasta por ahi nomás, ya que no contemplaba el voto femenino) y obligatorio.

Pero aquel régimen era el efecto y no la causa. La causa eran los intereses de grupos de poder, (los que llamamos "poderes fácticos") que venían gobernando el país por intermedio de sus personeros y comisionistas locales.

Al aparecer el pueblo en escena, debieron cambiar sus estrategias, y así fue que debieron descender un escalón y apelar a la fuerza para mantener (o recrear lo que hoy se llama "un clima de confianza"). Así la interrupción del orden Constitucional en 1930, y todos los acontecimientos posteriores que desembocaron en que, tozudamente el pueblo volviera a ser forjador de sus propias herramientas.

Lo demás es tan reciente que ni siquiera es Historia aún, solo crónica de hechos recientes, a los que el tiempo dará la suficiente profundidad para el análisis.

El hecho es que estamos nuevamente en tiempos de forja. Los intereses de los poderes fácticos siguen siendo los mismos, por mas que se revistan de otros lenguajes y otros sean sus ejecutores y pregoneros.

Personajes mínimos que como perros del matadero pelean por las achuras, mientras los matarifes se llevan las medias reses, como decía Jauretche, pululan en todos los ámbitos políticos, mientras el pueblo, sufridamente soporta el calor de las fraguas, el ruido de los martillos, y en esa media luz, está forjando su destino nuevamente.

Y, claro, ese taller de forja, lleno de ruido, del calor abrasador de los hornos, de esos cuerpos sudorosos aparenta caótico para los "bienpensantes" y los asusta. ¡Como no los va a asustar! Si subconcientemente saben que la creación de ese taller de forja muy posiblemente sea una locomotora que se los lleve por delante inexorablemente.

Dicen que "los pueblos nunca se equivocan" y personalmente no creo que sea tan así. Los pueblos los constituímos individuos, que a nivel personal cometemos errores y equivocaciones. Podemos ser inducidos a equivocarnos, pero así como en lo personal tenemos la capacidad de rectificar nuestros errores, también vale en lo colectivo.

Como el mitológico personaje de Sísifo, volveremos a llevar la piedra cuesta arriba.

Se pueden engañar las mentes, pero no los estómagos.  Los estómagos vacíos hacen razonar mas que los discursos.


Antonio (el Mayolero)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails